facebook
Amor, Curiosidades

10 Personas famosas que hicieron grandes sacrificios por amor

El amor no solo se trata de decir palabras bonitas. Los verdaderos sentimientos encuentran su expresión en los actos valientes y extraordinarios.

La princesa de Japón Mako rechazó su título por amor

  • La princesa de Japón Mako Akishino aceptó la propuesta de matrimonio de su novio Kei Komuro. Los enamorados se conocieron mientras estudiaban en la universidad y desde entonces no se separan. Se rumora que siendo estudiante, el novio trabajaba en una cafetería y en la playa, realizando todo tipo de trabajos.
  • Como el novio de la princesa no es de la nobleza, al convertirse en su esposa, ella perderá su título real. La decisión fue fácil para ella porque ya ha presentado a Kei a su familia y ellos aprobaron la elección de la chica.

El futbolista Albert Riera se enamoró de Rusia

  • Siendo muy joven, el futbolista Albert Riera conoció en Palma de Mallorca a Yulia, una chica rusa de la ciudad siberiana de Omsk. Le gustó tanto al español que la cortejaba todo el tiempo que ella permaneció en su país. Por cierto, no fue de inmediato que Yulia supo que Albert era un futbolista.
  • En tan solo un año él viajó a Rusia para conocer a los padres de ella. Desde entonces frecuenta Siberia y se enamoró de Rusia. Por ejemplo, no le dan miedo ni nieve, ni heladas, le encanta la música pop rusa y el hockey.

Linda McCartney aprendió a tocar el teclado para no separarse de su marido ni por un instante

  • Paul McCartney fue el último de los “Beatles“ en casarse, lo cual decepcionó mucho a sus fans. Adoraba tanto a su esposa Linda que no quería separarse de ella ni por un minuto. ¿Pero qué hacer con los tours? La solución llegó rápidamente: Paul le enseñó a tocar el teclado y ella se convirtió en un elemento inseparable de su nueva banda Wings.
  • Luego Linda confesó que ”las malas lenguas que afirmaban que ella difícilmente les atinaba a las notas, tenían toda la razón”. Pero el objetivo fue logrado: mientras Wings estaban juntos, los McCartney no se separaban por más de un día (sin contar los 10 días que Paul pasó bajo arresto en Japón).

John Lennon cambió su nombre después de la boda con Yoko Ono

  • La historia del amor de Yoko Ono y John Lennon es uno de los romances más famosos del siglo XX. La japonesa llamó la atención de Lennon por su estilo de vida activo, y se enamoró de ella perdidamente. Después de la boda, Lennon agregó a su segundo nombre una parte más: Ono, en honor a su adorada esposa.

El segundo marido de Marilyn Monroe le fue fiel incluso después de su muerte

  • La leyenda de “New York Yankees“ Joe DiMaggio solo estuvo casado con Marilyn Monroe durante 9 meses. En ese tiempo no fueron una pareja ejemplar, pero conservaron una buena relación después de su divorcio. Unos años después, tuvieron otro acercamiento e incluso eligieron la fecha de su segunda boda. Pero Marilyn murió unos días antes de ella.
  • Dicen que en su primera boda el ramo de flores de Marilyn se empezó a marchitar, entonces ella se dirigió a su esposo: ”Prométeme que cuando me muera, me llevarás flores vivas cada semana a mi tumba”. Y se lo prometió. Después de aquella noche fatal de agosto de 1962, durante 20 años, 3 veces por semana, le enviaba media docena de rosas rojas a su tumba. Y jamás habló públicamente de su relación ni se volvió a casar.

Grace Kelly sacrificó su carrera de actriz para ser reina al lado de su querido esposo

  • Para cuando Grace Kelly conoció al Príncipe de Mónaco, ella ya tenía una carrera exitosa en el cine, el trabajo con Hitchcock y la perspectiva de convertirse en una leyenda del cine mundial.
  • La boda con el Príncipe Raniero III de Mónaco provocó un cambió inevitable en sus planes: ser actriz y princesa a la vez era imposible. Ella tomó su decisión y se convirtió en una de las figuras de culto de su época, ayudó al renacimiento de Mónaco.

Rey de Inglaterra dejó el trono para poder vivir al lado de su mujer amada

  • En 1936 después de la muerte del rey Jorge V del Reino Unido, su hijo Eduardo VIII heredó el trono. Él estaba perdidamente enamorado de Wallis Simpson, una mujer inglesa sin títulos de nobleza, y ansiaba casarse con ella. El gobierno le dio un ultimatum al rey: la boda o el trono. Con las palabras: “No encontré posible cómo ser rey sin la ayuda y el apoyo de la mujer que amo”, el rey abdicó a la corona a favor de su hermano Jorge VI. La pareja se casó y vivió feliz toda la vida.

F. Scott Fitzgerald hizo de su esposa la protagonista de todas sus novelas

  • F. Scott Fitzgerald y Zelda Fitzgerald se consideraban la mejor y más famosa pareja de la época del jazz. El escritor adoraba a su esposa y no la dejó después de que se enfermara de esquizofrenia. Viajaba con ella por el país, se alojaba en los hoteles cercanos del hospital, llevaba una correspondencia agotadora con los doctores. Francis intentó hacerlo todo para ayudarle a su querida esposa a curarse, y también la convirtió en el prototipo de todos los personajes femeninos en sus cuentos y novelas.

Niko Pirosmani le regaló un millón de rosas rojas a una cantante francesa

  • Poco se sabe de la cantante francesa Marguerite de Sevres. En 1905 tuvo un tour de conciertos en Georgia y ahí la vio el pintor Niko Pirosmani. Se enamoró de Marguerite a primera vista. Y fue entonces cuando creó su pintura “Margarita”.
  • Para declararle sus sentimientos, llenó todo el suelo alrededor de su casa con rosas rojas. La actriz estuvo impresionada pero solo le correspondió con un beso.

Sha Jahan construyó el Taj Mahal en memoria de su amada

  • Después de la muerte de su querida esposa, Shah Jahan decidió inmortalizarla para siempre. Su amor era tan fuerte que no escatimó ni fuerzas ni recursos en la construcción de la tumba de su amada. Los mejores especialistas de todo el imperio y los países vecinos se unieron para crear en 22 años un edificio verdaderamente único. Hoy Taj Mahal es el símbolo de un gran amor y una muestra de la perfección arquitectónica.
Déjanos tus comentarios